Lista de control sobre la seguridad del aborto

Antes de visitar una clínica o proveedor de servicios de aborto, te animamos a hacerte las siguientes preguntas sobre salud y seguridad:

    • ¿Has confirmado tu embarazo?
      Es importante asegurarte de que estás embarazada ya que puede haber falsos indicadores de embarazo. Podemos ponerte en contacto con un centro de atención a embarazadas local que ofrece pruebas de embarazo gratuitas y confiables, y otros servicios que verificarán la viabilidad de tu embarazo.
    • ¿Entiendes cuáles son los riesgos involucrados en un procedimiento de aborto?
      El aborto es un procedimiento médico que involucra el riesgo de sufrir lesiones corporales. Tienes el derecho legal de que te informen acerca del tipo de procedimiento que te harán y las complicaciones potenciales. Haz todas las preguntas que necesites y asegúrate de entender todo lo que el procedimiento involucra, tanto a nivel físico como emocional.
    • ¿Investigaste las credenciales de tu potencial proveedor de servicios de aborto?
      Pregunta el nombre del médico que realizará el procedimiento de aborto y verifica que tenga licencia y que esté certificado por el consejo médico de gineco-obstetricia. Llama y pregunta si el médico cuenta con los privilegios apropiados para internarte en un hospital en caso de que se produzca una emergencia. Además, muchos estados mantienen registros públicos acerca de juicios pasados por negligencia médica. Llama a una agencia estatal (consejo que expide licencias médicas) para saber si el médico ha estado involucrado en juicios por negligencia médica.
    • Pregunta cómo se manejan las complicaciones.
      Es probable que los proveedores de servicios de aborto no ofrezcan atención de seguimiento o emergencia, si surgieran complicaciones. Pregunta en la clínica si el médico que proveerá el servicio de aborto tiene privilegios de internación en un hospital cercano en caso de ser necesaria una atención de urgencia.
    • ¿Entiendes que está bien cambiar de idea?
      El aborto es una opción, lo que significa que puedes cambiar de idea en cualquier momento. Puedes decir: “Necesito más tiempo para evaluar mi decisión” mientras estás en la sala de espera o incluso sobre la mesa preparada para el procedimiento. No te sientas presionada a proceder sólo porque crees que tienes que hacerlo. Se trata de tu cuerpo. Tienes derecho a escuchar tus instintos.
" "